run-750466_960_720

¿Eres pronador, supinador o neutro?

Si estás pensando en comprar unas zapatillas de correr, es aconsejable que tengas en cuenta el tipo de pisada que tienes.

shoes-1260718_960_720Es importante que a la hora de prepárate para una maratón, entrenes con las zapatillas adecuadas al tipo de pisada que tienes.

Aunque hablar de supinador, neutro o pronador sean a priori términos desconocidos, en una tienda especializada en deportes será de gran ayuda que sepas este dato para que puedan aconsejarte la ,mejor zapatilla para ti.

La elección de zapatilla es el 50% a la hora de prepararte para tu entrenamiento diario, ya que estas absorben la mayor parte del impacto de la pisada.

Además, calzar una zapatilla con un material adecuado al pavimento en el que vayamos a correr, podrá evitar lesiones en las articulaciones de las piernas e incluso en la columna.

El corredor supinador, es el menos frecuente y se caracteriza porque suele correr con las piernas separadas y apoyando la zona exterior del pie.  Esta es la parte que mayor impacto recibe sobre el suelo.

El caso del pronador es totalmente opuesto al supinador. Los corredores pronadores corren con las piernas más juntas y pisando con la parte interior del pie, que es la que recibe todo el peso del movimiento. La gran mayoría de los corredores son pronadores.

También existe un alto porcentaje de runners que son de pisada neutra o normal. Esto es que presentan una pisada totalmente plana, por lo que no suelen sobrecargar ni la parte interna ni la parte externa del pie. Mientras corren, este tipo de deportista mantiene sus piernas en paralelo.

Examen de pisada

Si quieres realizar un test de pisada científico, existen fabricantes de zapatillas que ponen a disposición de los usuarios test especializados.

Sin embargo, existen métodos sencillos para tener una aproximación del tipo de pisada que tienes.

Por ejemplo, puedes situarte con los pies descalzos y bien apoyados en el suelo. Coloca las piernas un poco separadas. Seguidamente haz tres sentadillas. Cuando llegues a la tercera flexión, intenta mantener la postura con las rodillas flexionadas. Si en esta última flexión mantienes las rodillas pegadas, eres pronador. Si éstas no se llegan a pegar pero están muy próximas, eres neutro. Y por último, si las rodillas se encuentran muy separadas, eres supinador.

También puedes fijarte en el desgaste de la suela de los zapatos que más uses, pues el deterioro interior o exterior de la suela puede darte pistas sobre cómo es tu pisada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *